UN ÁRBOL UN DÍA Y EL DIEZMO

UN ÁRBOL, UN DÍA Y EL DIEZMO la importacia de conocer la verdad.

El libro de Genesis contiene principios generales que se amplían en toda la Biblia hasta llegar a Apocalipsis, inclusive su nombre le precede “Genesis” del hebreo “Bereshit” que significa “El principio”.
UN ÁRBOL UN DÍA Y EL DIEZMO la importacia de conocer la verdad.
Un ejemplo de cómo en Genesis se encuentran principios generales es el árbol de la ciencia del bien y el mal (Genesis 2:15-17). Este árbol estaba en medio del huerto del Edén junto con el árbol de la vida (Genesis 2:9)

¿Que principio encontramos aquí? La Biblia registra que Dios es el creador de los cielos y la tierra (Genesis 1:1; Juan 1:1-3), esto significa que todos los árboles eran de Dios, porque el es el Creador, pero noten que solo de uno estaba prohibido comer de su fruto (Genesis 3:2-3), este era el único árbol que estaba reservado y exclusivamente solo para Dios, ya que la orden era directa, “De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Genesis 2:16-17).

Con este principio podemos sostener que todos los árboles eran de Dios, pero solo uno era santo, ya que la palabra santo significa “Apartado de lo común para un uso especial”, Adán y Eva tenían que respetar ese árbol porque no era de uso personal para ellos, era solo para Dios.

 

EL ÁRBOL Y EL DÍA SÁBADO.

 

El principio se aplica también, noten que todos los días fueron creados por Dios (Genesis 1:1-31), pero de todos los siete días de la semana solo uno es santo, y es el Séptimo Día (Genesis 2:2-3), el mandato de Dios es explícito y directo también “Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna” (Éxodo 20:8-9), y la razón se dice porque “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó” (Éxodo 20:11).

 

EL ÁRBOL Y EL DIEZMO 

 

El principio del árbol se aplica también al diezmo, noten que Dios es el dueño de toda la riqueza (Hageo 2:8), inclusive la Biblia dice que Dios es que nos da la fuerzas para hacer las riquezas (Deuteronomio 8:18), esto significa que todo lo que poseemos es de Dios, pero notaremos que de todo nuestros ingresos la décima parte es exclusivamente solo para Dios, Jacob comprendía perfectamente este principio y dijo “y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti” (Genesis 28:22), en este contexto Dios mandó a los Israelitas a apartar la décima parte de todo sus cultivos y ganado (Levítico 27:30-32).

¿Notaron el principio del árbol? Y así podríamos sacar muchos ejemplos que se encuentran en el libro de Genesis y que se amplían en todas las Escrituras.

Escrito por: Rafael Díaz
Laico Adventista del Séptimo Diaz

Deja un comentario