Presunto ataque terrorista a la Iglesia Adventista en Pakistán

La siguiente es una declaración emitida por la División de Asia del Sur de los Adventistas del Séptimo Día. Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias de las víctimas de este trágico evento. 

En la noche del domingo 15 de abril, presuntos terroristas abrieron fuego frente a la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Quetta en Pakistán, matando a dos e hiriendo a ocho. Uno de los asesinados fue el hijo de 18 años de un miembro de la iglesia adventista.

Los líderes de los principales

partidos políticos han condenado este ataque brutal, por el cual el Estado Islámico (ISIS) ahora se ha atribuido la responsabilidad.

Como Adventistas del Séptimo Día, estamos muy tristes por este ataque sin sentido. La Iglesia Adventista del Séptimo Día tiene más de 20 millones de miembros en todo el mundo, con 12,000 de ellos en Pakistán. Condenamos la violencia en todas sus formas. En cambio, buscamos compartir compasión y paz con nuestros vecinos y aquellos que lo necesitan a través de nuestros programas y asistencia comunitarios.

Durante este tiempo difícil, nos sentimos honrados por el cuidado y el apoyo de nuestros amigos cristianos y musulmanes. Pedimos oraciones y apoyo para las familias de aquellos que han perdido a sus seres queridos mientras lamentamos esta tragedia y esperamos la venida de Dios. Juntos, busquemos la compasión y la paz de Dios para que la violencia y el odio sean superados.

Quetta se encuentra al norte de Karachi y al oeste de Lahore, cerca de la frontera con Afganistán.  

 

 

Valora este articulo

Deja un comentario